Poco a poco, los precios de la gasolina y el diesel vuelven a ser protagonistas de una escalada de precios. Muy poco tiempo duró aquella bajada que nos permitió tomar un poco de aire con respecto a lo que nos costaba llenar el tanque del vehículo. La verdad es que muchos particulares han optado por el transporte público e incluso por medios alternativos y ecológicos, como la bicicleta, pero esto resulta bastante difícil para las empresas que dependen del transporte.

10 tipos para ahorrar carburante

El apartado de combustible puede ser una mordida brutal a los presupuestos de una empresa, por ello, resulta de máxima utilidad el crear una cultura en torno a las formas del buen conductor, ya que estas maneras siguen siendo las que permiten un mayor ahorro en carburante.

De hecho, siguiendo algunos consejos, las empresas con parque móvil o empleados móviles de carretera, podrán ahorrar hasta 500 euros por año y coche. Parece cierto que merece la pena intentarlo.

  1. Arranca sin acelerar. Nada más poner el vehículo en marcha se pone a girar el contador del gasto en combustible, pero si evitas arrancar con un acelerón, estarás rascando algunos euros.
  2. Mantén las revoluciones bajas. No hace falta que vayas como un caracol, pero presta atención al cuentakilómetros y al cuentarrevoluciones, para llevar la marcha correcta y no ir pasado de revoluciones, lo que nos haría tirar combustible.
  3. Atención a las velocidades. Recuerda que la primera solo se usa para empezar la marcha y a continuación tendrás que ir cambiando, la segunda en seguida; a tercera a partir de los 30km/hora; cuarta a partir de 40km/hora; y quinta en cuanto subes de 50.
  4. Mantén la velocidad de circulación. Evita los frenazos y mantén la velocidad, reducirás riesgos de accidente y ahorrarás en carburante.
  5. Uso racional del motor al ralentí. Recuerda que el punto muerto hace que el coche gaste aproximadamente 500 ml de combustible a la hora, ¡medio litro!
  6. Apaga el motor en retenciones. Si la parada se prevé larga, apaga el motor. Este gesto puede hacernos ahorrar hasta 150 euros al año.
  7. Carga, la justa. Una sobrecarga del coche nos disparará el gasto en combustible, además de ponernos en peligro. Piensa que con cada 100 kilos que aumentes la carga, estarás gastando un 5% más de gasolina.
  8. Racionaliza la climatización. Una temperatura adecuada estará en torno a los 23 grados y un uso descabellado puede disparar el consumo de combustible más de un 20%.
  9. No bajes las ventanillas. Con las ventanillas abajo y a una velocidad de 100 km/h podrías estar gastando un 5% más de carburante.
  10. No olvides los neumáticos. Cuida que lleven la presión justa. Piensa que unos neumáticos deshinchados pueden aumentar un 6% el consumo de diesel o gasolina.

Gestion de equipos comerciales

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies