La flota de vehículos de una empresa puede ser una buena fuente de problemas si desperdiciamos dinero en el pago de multas de tráfico que podrían haberse evitado. Técnicos, comerciales, repartidores… todos pueden utilizar el coche de empresa, son empleados móviles. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que, cuando hablamos de coche de empresa, la responsabilidad de los coches recae directamente sobre la compañía, aunque los vehículos sean conducidos por trabajadores remotos.

5 motivos por los que pueden multar a tus empleados móviles con el coche de empresa

Cómo identificar al conductor multado

Como decíamos, el mantenimiento y la responsabilidad sobre el coche son de la empresa. No obstante, cuando un trabajador que conduce un vehículo de la compañía se salta una norma de tráfico, lo cierto es que debe ser el identificado para que pague su imprudencia.

El problema llegaría a la hora de identificar quién era la persona que conducía el coche de empresa en el momento en que fue multado y esto se convierte en una cuestión sencilla y simple con un software de localización GPS.

A través de una sencilla app, como la de Bixpe, instalada en el teléfono móvil de cada uno de los miembros del personal de calle, tendremos localizado a cada trabajador en tiempo real, incluso en mapa y sobre monitor. Sabremos cuándo está conduciendo, qué hace minuto a minutos y, por supuesto, podremos identificarlo en caso de que nos llegue una multa para un coche de empresa conducido por empleados móviles.

Esa sencilla aplicación nos permitirá conocer los datos del conductor, fecha, hora, localización exacta, rutas que realizó, velocidad a la que circulaba… un compendio de datos muy útil para poder exigir responsabilidades a la persona que cometió la imprudencia.

Multas de tráfico más habituales en los empleados móviles

  1. El exceso de velocidad. Todo un clásico, pero no debemos permitir que los trabajadores infrinjan ningún tipo de normativa y mucho menos poner en riesgo su seguridad y la de los demás. La multa por exceso de velocidad es, sin duda, la más recurrente entre los empleados móviles y la responsabilidad compete únicamente a quien conducía el coche de empresa. Sin embargo es conveniente realizar, desde la compañía, una labor de educación para concienciar a los trabajadores. En estos casos la multa oscila entre 100 y 600 euros y puede conllevar pérdida de puntos del carnet de conducir.
  2. Circular sin permiso de conducción o llevarlo caducado. La crisis ha disparado este tipo de circunstancia. Muchos empleados móviles que operan con coches de empresa, afirman estar en posesión del carnet en regla. Sin embargo, “cazarlos” sin el permiso preceptivo o con él caducado es más habitual de lo que imaginamos. Una buena política de empresa podría ser el control periódico del permiso de conducir de cada trabajador remoto. Conducir sin carnet o con él caducado, puede acarrear una multa de:
  • Si no lleva permiso encima: 10 euros
  • Si no está actualizado: 80 euros
  • Si está caducado: 200 euros
  • Si no está autorizado a conducir por retirada de carnet: 500 euros y 4 puntos
  1. Utilizar el coche para llevar publicidad autoadhesiva o cristales tintados. Es una técnica empleada por las empresas como estrategia publicitaria móvil. No obstante, hemos de verificar que los elementos utilizados están debidamente homologados para evitar multas que pueden ir de los 36 a los 300 euros.
  2. Problemas con la ITV. La empresa debe dejar claro quién debe encargarse de llevar el coche de empresa a la Inspección Técnica. No obstante, en última instancia, la responsabilidad es de la compañía y, al margen de la multa, no tener el coche en condiciones óptimas pone en peligro la seguridad vial.
  • ITV caducada: 200€
  • ITV sin pasar: 200€
  • ITV negativa: 500€
  1. Sobrepasarse en la carga del vehículo. Tanto si nos pasamos con las dimensiones de la carga, como con el peso, además de poner en riesgo la circulación, estaremos enfrentándonos a multas que podrían ir de los 300 a los 5000€. Aunque los empleados móviles que conducen coches de empresa, sobre todo técnicos y transportistas, deben ser responsables con los temas relacionados con la carga, la empresa deberá facilitarles todos los utensilios necesarios para medir y pesar los objetos que van a transportar.

La empresa debe concienciar al trabajador de la necesidad de realizar una conducción correcta y de utilizar el vehículo de la compañía con buen juicio. No obstante, nunca debemos olvidar que, en última instancia, los coches de empresa son responsabilidad de la compañía.

Foto en CC: Secretaría de Movilidad de Medellín

Gestion de equipos comerciales

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies