En una entrada anterior, ya explicábamos el valor de tener una aplicación corporativa y las ventajas que supone tanto para la empresa como para el cliente. En esta entrada de hoy, vamos a centrarnos más en los usos que una empresa puede hacer de una aplicación propia y cómo la movilidad empresarial mejora con ellas.

Aplicaciones corporativas, la empresa siempre disponible

Las aplicaciones corporativas suponen un gran avance en la movilidad empresarial. Gracias al conjunto de nuevas tecnologías con las que podemos contar en nuestra empresa y la creatividad de muchos desarrolladores, podemos tener siempre y al alcance de nuestra mano nuestra empresa y monitorizar nuestro trabajo desde cualquier parte.

La finalidad de la app para la empresa es resolver necesidades a la par que se reducen costes. La creación de una app es cara en el inicio, y suele ser un problema para muchas startups que están empezando. Sin embargo a corto-medio plazo, una app corporativa ahorra más que gasta.

Para crear además una buena aplicación para nuestra empresa debemos saber qué es exactamente lo que necesitamos de ella. A menos que nuestra empresa se dedique al desarrollo de aplicaciones, será necesario contar con una empresa externa que la cree. Nadie conoce nuestra empresa como nosotros mismos, por lo que dejar el 100% de la creación a unos extraños quizá es dar más problemas que resolverlos.

Hacer una análisis previo, y contar con un periodo de prueba posterior es una buena forma de ahorrar en disgustos y pensar que hemos tirado el dinero.

Por otra parte, pensar en los usos que puede tener la aplicación no sólo para los empleados más directos, sino poner en conjunto a las empresas socias también es una buena idea a tener en cuenta. En algunos casos no solo nos ayudaran con los costes, sino que agilizarán el trabajo y nos permitirán ser más productivos.

En general una aplicación corporativa 100% orientada a la empresa está convirtiéndose no solo en tendencia sino en necesidad para las empresas dedicadas a la movilidad empresarial. Aplicaciones que nos envían todos os datos en tiempo real a nuestro dispositivo o que gestionan nuestras tareas o destinos son fantásticas para aquellos que necesitan estar siempre disponibles.

Y vosotros, ¿habéis considerado la posibilidad de tener una totalmente corporativa?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies