El mundo de las apps y los dispositivos móviles están cada vez más extendidos en el mundo laboral. Existen muchas aplicaciones para muchos ámbitos de nuestras vidas y no sólo para el ocio. Hoy en día las empresas necesitan de aplicaciones corporativas en su día a día. ¿Pero qué es exactamente esto?

Las aplicaciones corporativas, un espacio para trabajar

Cuando se habla de apps corporativas podemos habar de dos tipos de herramientas de nuestra empresa. La primera, es aquella app que sirve para los clientes y que les ayudan, desde hacer un seguimiento de promociones, acumulación de puntos, o facilitar nueva información, hasta una fidelización más profunda mediante la gamificación.

Otro tipo de aplicaciones corporativas son las que están destinadas a los empleados y a la empresa en si misma. Existen aplicaciones que ayudan a los empleados a ver dónde tienen qué ir y que necesitan en cuestiones de movilidad, pero si tienen puestos más estáticos, las apps de empresa van a facilitar la comunicación entre os empleados y mejorar la productividad.

¿Y qué tipos de compañías necesitan estas aplicaciones?

No todas las empresas necesitan apps en su día a día. Y es conveniente hacer un análisis de necesidades antes de hacer nada con el fin de no perder recursos. Sin embargo, si acotamos los márgenes, y valoramos, puede ser que tengamos un buen retorno de inversión.

La siguiente pregunta que podemos hacernos es que tipo de aplicación es la que más nos conviene. Para determinar esto hay que pensar en nuestra empresa, qué es y hacia donde la estamos encaminando. Y sobre todo, si podemos afrontar tecnológicamente la nueva aplicación. Necesitamos algo sencillo que nos de resultados, y para ello, hay que poner a todos los creativos a trabajar.

Como siempre que implantamos una nueva herramienta hay que hacer análisis, utilizar la empresa y valorarla. Si seguimos estos pasos correctamente, nuestra aplicación tendrá éxito entre clientes y trabajadores.

Y vosotros ¿conocéis ejemplos de apps coorporativas?