La sociedad globalizada nos ha metido de lleno en la competitividad laboral y uno de los factores que más ha tocado es el de la cantidad de horas que echamos en el trabajo. Este sistema nos trae de cabeza, ya que los trabajadores precisamos de más tiempo para poder atender asuntos personales y familiares.

Beneficios de la conciliación laboral

La primera cuestión que debemos responder es si, realmente, todo el tiempo que tenemos como jornada laboral es realmente productivo. Es decir, ¿podríamos producir lo mismo o incluso más con menos horas?

Posiblemente nos asombraría cómo una reducción de jornada puede volverse más rentable y productiva.

Empresas más humanas

Resulta indispensable, en una sociedad donde pueden trabajar hombres y mujeres o todos los miembros de la familia, que se impongan mecanismos que puedan conciliar la vida laboral con la vida personal.

Según estudios realizados por especialistas, se ha demostrado que nuestro nivel de productividad en el trabajo baja considerablemente después de las primeras cuatro horas trabajando. Ni que decir tiene que pasadas las 8 horas ese bajón resulta imparable.

Es importante que los empresarios tomen conciencia de la necesidad que tienen los trabajadores de que se respeten las horas que precisan descansar. A cambio, recibirán como contrapartida unos trabajadores más leales y comprometidos y mucho más productivos.

Métodos de conciliación

En la actualidad se están implementando algunos métodos que provienen de sistemas de conciliación establecidos en otros países de Europa:

  • Horario a la europea. Entrada de 8 a 9, pausa para comer (45 minutos) y salida a las 5 de la tarde.
  • Flexibilidad horaria. No existen horarios preestablecidos. El horario se adapta a las necesidades del empleado y la productividad se mide por proyectos.
  • Teletrabajo. Posibilidad de trabajar fuera de la oficina central, desde cualquier otro lugar: casa, aeropuerto, lugar de coworking, bares…

Tal vez sirva de incentivo saber que con la conciliación sube casi un 20% el nivel de productividad.

Nuevo llamado a la acción


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies