Durante la última década las cosas han ido cambiando soberanamente. Como ejemplo podemos hablar del cambio que ha experimentado la fuerza de trabajo, hacia un nuevo modelo mucho más colaborativo, con sede en múltiples lugares que no necesariamente debe ser una oficina y con una demanda fundamental de movilidad.

Cómo el empleado móvil está cambiando el lugar de trabajo

A finales del año 2000 se estimaba que más de 4 millones de empleados de EE.UU. trabajaban desde su casa al menos una parte de su jornada laboral semanal. Esa población ha ido creciendo cada año y las estimaciones de 2009 ya estimaba la fuerza de trabajo móvil norteamericana en casi 900 millones de personas.

Hemos de reconocer que, en este sentido, ha sido fundamental el empuje de grandes multinacionales, como HP o IBM, quienes han apostado claramente por la movilidad empresarial y han servido de modelo para otras empresas más pequeñas.

Definiendo al trabajador móvil

¿Existe alguna simple de definir este concepto emergente de trabajador móvil? Los expertos todavía andan analizando parámetros que puedan ayudar a identificar y cuantificar esta nueva clase de empleados que ya es una auténtica realidad.  Para Erica Driver, trabajador móvil es cualquier persona que pasa por lo menos 10 horas semanales lejos de su lugar de trabajo principal y la International Data Corporation (IDC), clasifica a estos empleados en tres subgrupos:

  1. Trabajador móvil basado en la oficina, donde pasa la mayor parte del tiempo, aunque también trabaja desde otros lugares.
  2. Trabajador móvil no basado en la oficina. Se trata, por lo general, de un trabajador de campo (comerciales, técnicos…) o que trabajan en oficinas de clientes (personal de TI, ingenieros…)
  3. Trabajador móvil en el hogar. El que antiguamente era conocido como “teletrabajador”. Pasa la mayor parte del tiempo en casa y acude a la oficina para encuentros colaborativos o reuniones de trabajo.

Sin barreras

Debido a este cambio de actitud, acerca de cómo y dónde se trabaja, millones de empleados trabajan hoy en día sin ataduras, entrando a formar parte de esa definición de trabajador móvil.

Los estudios indican que estos trabajadores móviles suelen realizar sus tareas desde un promedio de 3,5 lugares diferentes: reuniones en sedes corporativas, reuniones en oficinas, trabajo desde casa… Pero pueden trabajar desde un hotel, una cafetería, el transporte público…

Gracias a un pc portátil, una tablet o el propio smartphone, el empleado móvil dispone de una libertad de movimiento que hace 15 años era inimaginable. Ahora pueden trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Según un informe reciente, el negocio atraviesa por un mundo altamente interconectado en el que los límites tradicionales de tiempo y espacio se desdibujan y el trabajo se realiza en entornos no tradicionales, sin fronteras geográficas o de husos horarios.

Imagen CC: FirmBee

Fuente: http://www.hermanmiller.com/research/research-summaries/on-the-move-how-mobile-employees-are-changing-the-workplace.html

Nuevo llamado a la acción