Las formas de trabajo están evolucionando hacia nuevos horizontes, la mayoría de ellas relacionados con el trabajo a distancia, pero para llegar a ellas es necesario saber de antemano cómo introducir el teletrabajo en tu empresa y, para ello, resulta fundamental que el cambio en la organización se realice progresivamente, por pasos, de manera que en cada etapa podamos realizar una evaluación de los resultados que arrojan las modificaciones introducidas.

Cómo introducir el Teletrabajo en tu empresa

Los avances tecnológicos han propiciado que, para desarrollar sus labores, no sea preciso que los trabajadores estén presentes físicamente en la sede de la empresa. El caso es que incluso, tras un período de desarrollo del teletrabajo, ha quedado patente que parece que todos son ventajas, en cuanto a que se incrementa el nivel de confort de la plantilla, aumenta la productividad y se experimenta un notable ahorro en gastos para la empresa

Sin embargo, a pesar de que a nivel europeo el teletrabajo está cada vez más asumido, en España parece no llegar a cuajar. La razón es siempre la misma, los gerentes se agarran a una cultura presencialista que no beneficia en nada este paso de progreso. No obstante, podemos reducir bastante el nivel de estrés que puede producir la transición hacia el teletrabajo, si sabemos cómo introducirlo en nuestra empresa.

  • Utilidad. Es importante que analicemos si la transición es conveniente para nuestra empresa. No todos los sectores admiten en teletrabajo. Suele ser más idóneo para empresas del sector servicios y, a veces, solo es posible implantarlo en algunos sectores de la empresa. Es muy importante que, en este último caso, se piensen métodos que compensen a los trabajadores de las distintas modalidades, para que no se vean inmersos en un agravio comparativo. Idear un sistema de días libres no está de más.
  • Programación. La transición hacia el teletrabajo va a suponer un gran cambio para todas las partes que componen  la compañía, por lo que es bueno que se programe con una antelación adecuada, que generalmente da buenos resultados a medio plazo. La implantación a través de un sistema de progresión será lo más acertado.
  • Implantación. La organización es fundamental. No obstante es bueno contar con la opinión de algunos expertos que señalan que es mucho más productiva la introducción del teletrabajo un par de días por semana que unas horas al día. Por cierto, resulta fundamental que los directivos no caigan en la tentación de confundir el teletrabajo con la disponibilidad total.

Una vez establecidos estos pasos, que ayudarán a que el teletrabajo sea un éxito para tu empresa, no olvides revisar los objetivos cada cierto tiempo, así podrás corregir vicios y defectos del sistema.

Nuevo llamado a la acción

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies