Los smartphones y las tablets están permitiendo que los trabajadores cumplan con su jornada laboral desde cualquier lugar, siempre que tengan el apoyo de los TI. ¿Esto significa que se ha terminado el trabajo desde la oficina? La respuesta es: todavía no, pero ese final cada vez está más cerca.

Cómo la tecnología móvil ha creado una fuerza de trabajo que no para nunca de trabajar

El trabajo móvil

El trabajador móvil rara vez está ya en la oficina. Teléfonos inteligentes, tabletas y pc’s portátiles han permitido que puedan trabajar desde prácticamente cualquier sitio y a cualquier hora. Esto ha conseguido que para muchos empresarios se convierta en un atractivo más, dado el nivel de operatividad y productividad que conlleva.

El horario flexible que adopta el empleado móvil resulta muy interesante para ambas partes, puesto que la compañía va a disponer del volumen de trabajo que requiere y el trabajador podrá realizarlo en el horario en que desee, siempre y cuando cumpla con plazos y objetivos.

Así un empleado móvil puede aprovechar su flexibilidad horaria para trabajar hasta las cuatro de la mañana o bien madrugar muchísimo y luego tener todo el día libre para sus cuestiones personales.

Jornada de trabajo más larga

Lo que sí se ha constatado es que cuanto más se utilizan los dispositivos móviles por parte del empleado itinerante, más larga es su jornada laboral. Lejos de lo que podría pensarse, que los empleados móviles escapan al control de la empresa y se distraen más, lo cierto es que se vuelven más productivos, creando una fuerza de trabajo que labora a cualquier hora y durante mucho más tiempo.

De este modo, los empresarios están subiéndose al carro de la movilidad cada vez con mayor frecuencia y proporcionan dispositivos móviles a sus empleados para aprovechar estas cotas de productividad.

Nuevo llamado a la acción