En contra de lo que pueda parecer, cada vez es más frecuente encontrar empleados que se decantan por un trabajo que conlleve una jornada laboral flexible. Parece claro que son muchos quienes encuentran en este detalle una oportunidad para compaginar mejor la vida laboral y la profesional. Pero, ¿qué pasa si no se anuncia?

Cuándo preguntar por la flexibilidad horaria para un nuevo puesto de trabajo

¿Debo ir a por ella?

Solicitar un trabajo con flexibilidad horaria puede parecer desalentador, porque solo un 6% de los puestos que se anuncian publicitan el trabajo flexible. Sin embargo, el hecho de que no se divulgue en las condiciones no significa que la flexibilización de la jornada no exista y no se incluya en un puesto de trabajo. Veamos si vale la pena solicitarla y en qué momento del proceso de selección debemos pedirla.

En cuanto a si vale la pena solicitarla, la respuesta es rotunda: ¡claro que sí! El momento para solicitarla debe ser desde el mismo instante en que envías tu CV y tu carta de presentación. Resulta ideal que en ella dejes claro que estás dispuesto a aceptar un horario flexible.

También está indicado que antes de acudir a una entrevista de trabajo, investigues un poco para saber cuál es la postura de la compañía con respecto a la movilidad empresarial y la flexibilización de la jornada laboral. De todos modos, si ellos no sacan el tema, no te vayas de la entrevista sin sacarlo tú.

¿Cuándo es el mejor momento para sacar el tema?

Es fácil. No seas impaciente. Recuerda que todos los procesos de selección llevan sus pasos. Cuando veas que estás al final de la entrevista o en la última ronda de selección, en ese momento en que dejan un turno de preguntas para el aspirante, no te quedes con las ganas y plantea abiertamente el tema. Lejos de restarte puntos, te ayudará a que la empresa vea que eres un activo que está abierto a numerosas posibilidades en cuanto a jornada de trabajo y horarios.

Nuevo llamado a la acción