Todos tenemos claro que, cuando precisamos de una aplicación de navegación que nos muestre el camino de un lugar a otro, giro a giro, herramientas como Waze o Google Maps nos hacen la vida un poco más fácil. Sin embargo, ¿qué ocurre si lo que precisamos es que la herramienta nos planifique una ruta lo más eficiente posible y que además contenga varios puntos de destino?

¿Qué aporta Google Maps a la planificación de rutas?

Imagínate la vida de un empleado móvil día a día. En cada jornada esa persona deberá visitar a 4, 6, 8 clientes. Tal vez se trate de un repartidor, con 20 o 30 puntos de entrega. Desde luego echar mano del mapa va a ser un acto casi seguro, para poder llegar a la dirección correcta de cada cliente, proveedor, punto de reparto, lugar de inspección… eso es otra cosa.

En este caso, aplicaciones como Google Maps podrían ir guiándonos hasta una dirección concreta, pero no sabría decirnos cuál es la ruta más corta, por la que menos tráfico vamos a encontrar y ya no digamos la que nos realiza un trazado para todos los puntos a visitar. Tendrás que conformarte con ir metiendo dirección a dirección y esperar a que haya suerte y ese día no te pesque otro de esos atascos monumentales.

Sin embargo, planificar una ruta es tan simple como acostumbrarse a utilizar un software de geolocalización, como es el caso de Bixpe. Instalaremos una pequeña app en el teléfono móvil de cada empleado y, gracias a ello, podremos monitorizar actividad real en un mapa web.

Este método nos permite optimizar rutas on time, ya que en ese preciso instante nos desvela cuál es la zona menos transitada, la carretera por la que se circula con más eficiencia, el trazado más idóneos que une todos los puntos de destinos… y todo en tiempo real. Es decir, no solo te dice cómo llegar, también te cuenta cómo hacerlo de la forma más eficaz, rápida y segura.

Otras ventajas de las rutas planificadas

A la hora de realizar repartos, por ejemplo, la cosa está clarísima en cuanto a la diferencia entre Google Maps y el planificador de rutas.

  • Tiempo. Las entregas deben realizarse dentro de una hora estipulada.
  • Cambios de inicio y final de ruta. Existen múltiples conductores y cada uno de ellos puede salir a la carretera en cualquier momento de la jornada y también empezar y finalizar la jornada en distintos puntos.
  • Cargas. ¿Cuánto carga puede transportar cada vehículo de reparto? Las limitaciones de capacidad podrían afectar en los tiempos de conducción y, por tanto, modificar las entregas.

En todos y cada uno de los puntos mencionados, las apps de navegación no podrán hacer nada por ti. Simplemente no pueden ayudarte. Sin embargo, una solución de optimización de rutas inteligentes sí que puede. Lo cierto es que una app de localización como Bixpe podrá hacerse cargo de todos estos temas y de muchos más, convirtiendo la ruta de cada conductor en la más eficiente.

La verdad es que se ha comprobado que un optimizador de rutas puede encontrar rutas hasta un 40% más cortas, con lo que ello significa en ahorro de combustible y kilometraje. Ni que decir tiene que el factor tiempo se ve recompensado, pudiendo atender a más clientes en la misma jornada y de un modo menos estresante.

Nuevo llamado a la acción