El uso de dispositivos propios en el trabajo para un empleado móvil está a la orden del día. No obstante, como indica el experto en IT y movilidad Stan Gibson, aún existen errores que se repiten con mucha frecuencia.

Errores comunes del BYOD en la movilidad empresarial

¿Nos centramos demasiado en el dispositivo móvil?

Una de las cuestiones que plantea Gibson es que al final, en el trabajo diario, acaba siendo muchas veces más importante el dispositivo en sí que el trabajo que se genera a través de ellos.

La movilidad empresarial supone un trabajo en remoto para quienes están en la oficina y activo y proactivo para quienes trabajan fuera de la oficina. Por ello el dispositivo debe ser siempre un medio y no un fin.

La importancia del usuario final

En este nivel, se hace especial hincapié en la seguridad de los propios dispositivos. Hablamos de trabajo móvil, de empleados móviles. Es por tanto lógico que un dispositivo pase por manos de uno, dos, o varios empleados. ¿En qué lugar queda el trabajo de cada uno? Por seguridad y por un trabajo bien hecho, lo ideal es que los dispositivos tengan sistemas de seguridad integrados que permitan respetar los límites de cada usuario que lo utiliza.

Generando una red de interacciones

Las plantillas itinerantes no trabajan solas. Como decíamos un poco más arriba, un empleado móvil trabaja de forma remota con los equipos de la oficina o central. ¿Esto qué significa? Que ambas partes serán igualmente responsables de que el trabajo fluya y los resultados de las empresas prosperen. La eficacia y la fiabilidad de empleados fijos y móviles es igualmente relevante.

La gestión de la Movilidad Empresarial

Cerramos con un mensaje claro y conclusión principal de este artículo. La gestión de recursos móviles es siempre compleja, máxime cuando son muchos dispositivos con distintas tareas que gestionar de cada uno. ¿Depende de los empleados móviles el saber utilizar las aplicaciones? ¿o depende quizá de los empleados que trabajan en oficina en remoto?

En ningún caso. La gestión de la Movilidad Empresarial es responsabilidad de todos en tanto que es un trabajo de gestión a todos los niveles, pero deberá ser siempre expuesta, fomentada e integrada desde la dirección de la compañía. Entre otras, una forma de facilitar esa gestión e ir mejorando resultados, es crear aplicaciones o plataformas de acceso internas que ayuden a los equipos internos y externos a comprender mejor el funcionamiento de su trabajo diario.