Los primeros días del año trajeron la sorpresa y abrían una puerta esperanzadora para muchos trabajadores móviles. Desde principios de años, Francia legalizaba el derecho a desconectar de sus empleados.

¿Es posible en España desconectar de la empresa fuera del horario laboral?

Hasta ahora, los trabajadores en remoto del país galo estaban padeciendo, al igual que ocurre en España, una especie de acoso en su tiempo de descanso, que se veía reducido por la actitud de muchos empleadores. Éstos se creían con el derecho de prolongar la jornada de sus empleados enviándoles correos electrónicos, WhatsApp o incluso llamando por teléfono con temas de trabajo, más allá del horario laboral.

Difícil para los españoles

La ley adoptada por los franceses alimentaba la esperanza de los trabajadores españoles, quienes esperan que se produzca una especie de efecto dominó, que permita acabar en nuestro país con el atropello al derecho a que se respete el tiempo de descanso del trabajador.

Sin embargo, lo que se puede ver en el horizonte no nos permite deducir noticias muy halagüeñas. La última reforma laboral ha complicado mucho las cosas a la hora de poder acometer la negociación colectiva, con lo que temas de esta tipología quedan durmiendo el sueño de los justos en aras de otros considerados más importantes, como el salario o el pago de las horas extraordinarias.

Los datos nos dan la razón y España se encuentra con un mercado laboral muy precario, donde las compañías tienen la sartén por el mango y el terreno parece abonado para que se cometan abusos laborales de manera prácticamente impune.

Las consecuencias de la conexión permanente

Un ambiente de trabajo precario, temporal y con salarios cada vez más a la baja son las calificaciones que definen el mercado laboral español. Por otro lado poco se trabaja en aras de mejorar un tipo de condiciones que afecta a un perfil de trabajador muy concreto.

Entre ellos destacan los mandos intermedios, el personal de alta dirección y los empleados móviles. La opinión cualificada de los especialistas en psicología advierten de que permanecer constantemente conectado y al tanto de lo que el jefe pueda requerir a través de los dispositivos móviles, puede derivar en problemas para dormir, estrés laboral y la infelicidad del trabajador.

Nuevo llamado a la acción