Somos conscientes de que la actitud del empleado móvil al frente del volante del coche de empresa, es de vital importancia, tanto para su seguridad como para la economía y la reputación de la compañía. Por ese motivo, en El Blog de la Movilidad hemos abordado en varias ocasiones temáticas acerca de las multas de tráfico, normas de circulación y educación vial de los trabajadores remotos.

Ideas para mejorar la actitud del empleado móvil con el coche de empresa

La mejor forma de evitar graves consecuencias que, en algunos casos, podrían llegar a ser fatales por el riesgo para el conductor y otros agentes que podrían verse implicados en un hipotético accidente, es la concienciación, tanto de por parte de la empresa como por parte de la plantilla.

La actitud frente al volante

Muy lejos de ser una cuestión laboral únicamente, la actitud del empleado móvil  en el coche de empresa es también un asunto que atañe a su situación personal. En primera instancia, el trabajador en remoto, debe saber que su seguridad y su vida están en juego con una conducción temeraria o que no cumple las normas de circulación.

En este sentido, también la empresa debe hacer lo posible por seguir un modelo de concienciación para una conducción segura y, para ello, aunque no debe ser una de las obligaciones fundamentales de la compañía, sí que es saludable implementar una política de educación vial y cívica frente al volante.

La plantilla de empleados móviles debe ser consciente de que la propia compañía valora una actitud responsable al frente de los coches de empresa.

Adaptarse al entorno por el que circulan

Dependiendo del lugar al que acudiremos para visitar al cliente, lo cierto es que el empleado móvil deberá conducir el vehículo de la compañía por autopistas, autovías, carreteras secundarias… Es muy importante que la conducción se adapte al terreno por el que se circula, respetando la normativa y los límites de velocidad.

Horarios realistas para una circulación segura

Como empresarios, la seguridad de nuestros trabajadores debe ser el pan nuestro de cada día. No es algo negociable. Por ello, es muy importante que tanto empleados móviles como empresarios, programen rutas realistas y basadas en el sentido común.

Hemos de ser conscientes de que, en ocasiones, muchas de las multas por exceso de velocidad se deben al intento del trabajador por cumplir con un horario poco razonable y acudir a demasiadas citas, programadas en un corto período de tiempo.

Aprehender buenas costumbres de conducción

No dejemos de fomentarlas en nuestros trabajadores. Buenas costumbres al volante del coche de empresa reportará beneficios para ambas partes. Por un lado revertirá en la propia seguridad del empleado móvil y, por otro, supondrá un ahorro para la empresa en el capítulo de multas e infracciones, además de subir puntos en cuanto a la reputación en el ámbito público.

En este sentido es importante concienciar a toda la compañía de lo importante que es la conducción segura para todos. Se hace necesario reflexionar, por tanto, sobre las consecuencias humanas, legales, económicas y de reputación que supone el exceso de velocidad o el incumplimiento de las normas de circulación vial.

Igualmente, no debemos cejar en el empeño de trasladar al empleado móvil nuestra preocupación porque asuma la conciencia de los beneficios directos que supone para sí mismo conducir a velocidades apropiadas: ahorro de riesgos, económicos y de estrés.
Foto en CC: Unsplash

Gestion de equipos comerciales

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies