Aunque han corrido ríos de tinta sobre el derecho del empleado a desconectarse fuera del horario de trabajo, la verdad es que la cuestión se ha magnificado a raíz de que en Francia se haya recogido por ley esta cuestión. De hecho en el país vecino ya ha entrado en vigor el derecho a la desconexión fuera de la jornada laboral.

La desconexión cuando acaba la jornada de trabajo

La tarea no va a ser sencilla y obligará a trabajadores y patronal a llegar a un acuerdo sobre cómo utilizar, provechosamente y para mayor productividad, las nuevas tecnologías. Lo que en realidad se persigue es que se garantice el respeto al derecho a descansar y disfrutar de las vacaciones.

Ni obliga ni impone

En realidad y en principio, la ley francesa no obliga a desconectar el dispositivo móvil por parte del trabajador y tampoco impone al empresario que se ponga en contacto con el empleado fuera del horario laboral. Lo mejor que de todo es que se pretende es que todo quede ajustado en torno al consenso entre las partes. Eso sí, si no se llega a un acuerdo, en empresas con más de 50 trabajadores, será el empresario quien decida, redactando un documento de regulación.

¿El fin de la flexibilidad horaria?

En absoluto, aunque este fuera el miedo que tumbó el primer intento de los franceses por aprobar esta ley. De hecho, desde Bixpe, siempre hemos defendido que la movilidad empresarial debe realizarse conforme a derecho y respetando la intimidad de los empleados móviles.

Lo cierto es que, durante los próximos meses, no estaría mal que mirásemos un poco hacia el país galo, de manera que veamos cómo llevan a cabo el texto aprobado, si bien ya existen empresas como Orange o Michelín que se han adelantado y han consensuado sus normativas.

Nuevo llamado a la acción


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies