Un estudio de movilidad  realizado por la especialista en movilidad empresarial CITRIX, ha puesto de manifiesto los datos referentes a la seguridad móvil de las empresas brasileñas, mexicanas y colombianas.

La inseguridad móvil en Brasil, México y Colombia

Las principales preocupaciones de los TI

Las cifras resultan alarmantes, incluso a simple vista, ya que más del 70% de las empresas de Brasil, México y Colombia no han implementado ningún tipo de política de seguridad en sus compañías. De hecho, los números cantan por sí solos, ya que en Brasil esta despreocupación llega al 62%, un 77% en México y al 68% en Colombia.

Lo que realmente desconcierta es que los responsables de TI que participaron en el muestreo para el estudio, destacaban la seguridad como una de sus preocupaciones más importantes. No obstante, esa alarma no consigue su contrapartida en la asunción de medidas extraordinarias que consigan servir para paliar la inseguridad de la información corporativa más sensible.

Lo cierto es que los encuestados confirmaron que continúan teniendo vigencia los mismos miedos de siempre, en general a ataques que provengan del exterior y al peligro de mantener expuestos los datos clave.

También manifestaron su preocupación por ciertos incidentes que pueden ocurrir cuando se accede a los datos corporativos en remoto. Los encargados de TI de los tres países mostraron su opinión unánime y se decidieron por el miedo a las descargas y la utilización de apps.

En este sentido, poder disponer de un control sobre el acceso a las apps resultaba fundamental para ellos. No obstante mostraron su preocupación en el caso de que TI pudiese perder el poder a la hora de adquirir aplicaciones o que las plataformas, a través de las cuales se obtienen las aplicaciones no fueran seguras; incluso que las propias apps adolecieran de la seguridad adecuada.

La verdad es que estas preocupaciones no resultan descabelladas, puesto que el universo de las apps sigue en constante crecimiento y son los propios usuarios quienes pueden acceder a las descargas, en caso de que las compañías no les provea con apps corporativas eficaces y seguras.

Foto: Charon