Los primeros que ya conocen los beneficios que supone el adoptar procesos de trabajo móvil son los empleados. Ellos saben o beneficioso que es para la conciliación laboral y para la salud la flexibilidad en el puesto de trabajo. Sin embargo, es a los directivos a los que se les tiene que convencer para dar ese paso adelante.

El teletrabajo y la movilidad empresarial sigue sin convencer los directivos.

Según un estudio de Oracle, son los directivos los que menos entusiasmo muestran a la hora de instaurar el telatrabajo en las empresas o que incluso se muestran tajante ante el uso de dispositivos móviles en todo lo que respeta al trabajo. Los empleados por su parte dicen estar más contecnos por trabajar de de forma flexible e incluso se consideran más productivos

Dentro del grupo de empleados afirma incluso que las empresas no fomentan el trabajo móvil en absoluto y aquellas que lo pretenden se muestran reticentes hacia ciertas prácticas.

¿Cómo puede la empresa fomentar la movilidad?

Las restricciones móviles o de las herramientas que pueden utilizarse para trabajar desde diferentes puntos no son realmente útiles ya que suelen carecer del soporte que merecen.

Sin embargo, y como ya hemos comentado en alguna ocasión, fomentar el trabajo móvil de forma adecuada y con un plan estrategico previo funciona perfectamente en las empresas.

Son los empleadores además quien debe ofrecer a los trabajadores un soporte y unas herramientas adecuadas para ello, además de fomentar su uso y prevenir los falos de seguridad que puedan darse.

Son las empresas quien deben estar al cargo de todo el despliegue que supone el uso de los dispositivos móviles o del material para la movilidad. El uso libre por parte de los trabajadores de las herramientas de trabajo es muy inseguro y puede acarrear problemas a largo plazo.

Fomentar la movilidad, sí, pero pensando en los riesgos y analizando los pros.