Para el empleado móvil el tiempo es básicamente vital para el desarrollo adecuado de su actividad. Gestionarlo es una de sus mayores preocupaciones porque, al trabajar fuera de la oficina, esa gestión es mucho más difícil y el control temporal se vuelve muy inestable, con frecuentes pérdidas por culpa de desplazamientos, retenciones y entretenimientos por parte del cliente.

Las formas más comunes de perder el tiempo en el empleado móvil

Lo cierto es que, en contra de lo que en principio pueda parecer, los empleados móviles suelen ser quienes más alargan su jornada laboral, llevándose en muchas ocasiones buena cantidad de trabajo a casa. Son personas autónomas y resolutivas que, dentro de sus funciones, asimilan la necesidad de controlar el tiempo y recuperar parte de la jornada perdida, incluso fuera del horario laboral.

¿En qué pierden el tiempo los empleados móviles?

Perder el tiempo en el trabajo no siempre es una consecuencia de dejadez o despreocupación por parte del trabajador remoto. Muy al contrario, en la mayoría de las ocasiones, esa pérdida de tiempo tiene que ver con cuestiones que se derivan de las características de su puesto de trabajo.

No obstante, este tiempo que se va en desplazamientos, retenciones, entretenimientos por parte del cliente, etc. no puede ser considerado como una pérdida, ya que el empleado móvil está también en esas circunstancias cumpliendo con su jornada laboral.

Sin embargo y a pesar de todo, es cierto que al no estar sujeto a control por parte de terceras personas, perder el tiempo es mucho más fácil y tentador para el empleado móvil. Por ello vamos a analizar precisamente las causas más frecuentes de aquellos tiempos muertos que no se dedican ni a trabajar ni a desplazarse de un punto de trabajo a otro.

El síndrome de la parada

Tanto si la jornada de trabajo va bien como si va de cabeza, tomar un minuto de respiro se convierte en una parada más larga de lo habitual que, al final del día, pueden llegar a sumar incluso algunas horas.

  1. La parada del periódico matinal. ¡Todo un clásico! Encontramos un kiosko de camina y compramos nuestro periódico favorito: diario, económico, deportivo… Nada que objetar, si no fuera porque también nos paramos a leerlo y eso computa, dentro de la jornada de trabajo, como una forma de perder el tiempo.
  2. La parada del café revitalizante. Contando con que, el empleado móvil, también tiene derecho a su tiempo de desayuno, muchas veces es también necesario parar un momento para tomar un café revitalizante. La verdad es que si se emplea en ello 5 o 10 minutos, el gesto no debería tener mayor importancia, incluso podría propiciar que el trabajador rindiera mejor, tras esos minutillos de descanso. El problema llega cuando ese tiempo se eterniza.
  3. La parada del pincho de media mañana. Seguimos con los clásicos. Otra paradita que nos restará, en función del trabajador, otro pico de producción. De nuevo un break rápido para recargar pilas no tiene importancia, demorarse conscientemente es otro cantar. Por cierto, en estas paradas para “coger fuerzas” es importante asumir que el alcohol debe estar fuera de nuestra carta durante el horario laboral.
  4. La parada para comer y la peligrosa sobremesa. Evidentemente, el trabajador remoto tiene derecho a su horario para comer. Hasta aquí todo es normal y legal. El problema de nuevo llega con excusas que hacen perder tiempo de trabajo. Es el caso de alargar la comida con tiempo de sobremesa. Si trabajamos con compañeros, la comida es una buena fórmula para la distensión y para hacer equipo, pero alargar la sobremesa sólo sirve para perder tiempo-oro de nuestra jornada laboral y bajar nuestro nivel de productividad.
  5. La parada para la “visita rápida”. Una forma inexcusable de perder el tiempo en el trabajo, parar para visitar a alguien no relacionado con nuestra actividad profesional, con la excusa de que está “al lado del cliente”.

Cómo controlar el tiempo perdido de los empleados móviles

Como podemos deducir, más que las paradas de los empleados móviles, lo importante radica en saber dónde se para y durante cuánto tiempo. Todo ello ahora es posible gracias a software de control de teléfonos móviles.

Es el caso de Bixpe, que con una sencilla app instalada en el teléfono de cada empleado móvil, nos situará en monitor dónde está cada uno de ellos, en tiempo real. Sabremos dónde para, cuándo y por cuánto tiempo y nos permitirá incluso crear históricos para aumentar el nivel de productividad y optimizar los recorridos.

En el próximo artículo analizaremos las causas por las que se pierde tiempo por culpa de la empresa y veremos cómo podemos solucionar este punto.

Foto en CC de geralt

Nuevo llamado a la acción