En España empleados y empresarios conviven arraigados en la cultura del trabajo presencial, un modelo de productividad que ha quedado completamente obsoleto a partir de la irrupción de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos del panorama laboral. Afortunadamente cada vez son más los trabajadores que quieren realizar su tarea desde casa o desde cualquier otro enclave. Para las compañías es suficiente con una pequeña inversión en movilidad empresarial y a cambio obtendrán un convincente ahorro en infraestructura.

Trabajadores fuera de la oficina: Inversión en movilidad y ahorro en infraestructura

Un poco de historia

Tras los duros periodos de posguerra, los trabajadores se aferraron a la idea de un trabajo fijo, para todo la vida, con un espacio físico al que acudir y que les garantizara la seguridad que no habían disfrutado en décadas.

Para el antiguo empresario este modelo, nacido de la precariedad, también suponía una ventaja en cuanto a la posibilidad de vigilar y supervisar la calidad del trabajador.

Hoy en día las nuevas tecnologías han roto moldes en todos los aspectos de nuestra vida laboral y personal y da la oportunidad a empresas y empleados de disfrutar de un ahorro económico, mayor libertad horaria y un estupendo modo de conciliar vida laboral y familiar. Sin embargo, en España aún estamos muy lejos del grado de movilidad empresarial que se experimenta en otros países de Europa.

Datos positivos desde 2011

Nada más comenzar la década, grandes compañías analizaban este nuevo modelo productivo, que sólo precisaba de una inversión en movilidad empresarial y localización GPS, para poder recibir a cambio un suculento ahorro en infraestructura.

En 2011 ya se estimaba, según los estudios, que una empresa podía llegar a ahorrar hasta 1200 euros anuales por trabajador y a la todopoderosa Microsoft España no le dolían prendas al afirmar sin pudor que la implementación del ‘flexiworking’ le había permitido un ahorro del 30% en sus cuentas anuales, gastos que se deducían gracias a la importante racionalización en energía, espacio de trabajo y transportes y desplazamientos.

A pesar de estos datos tan contrastados, lo cierto es que romper con la cultura del trabajo presencial parece que le está costando a los empresarios españoles, ya que los estudios avalan que los trabajadores sí están interesados en trabajar desde sus casas o incluso desde otros espacios fuera de la oficina.

El punto de vista de los trabajadores

Según la encuesta realizada por el portal Trabajando Freelance, casi el 90% de los trabajadores encuestados contemplan como ventajosa la opción del teletrabajo. Para ellos los beneficios de esta modalidad laboral reside en un atractivo ahorro en tiempos y costes de los desplazamientos, flexibilidad horaria, mayor conciliación con la vida familiar, también en segmentos de población en edad productiva tan sensible como el de las madres con hijos recién nacidos o en edad preescolar, y la disminución del contagio de enfermedades.

Desde la óptica de la empresa

Por la parte empresarial, lo cierto es que todos son beneficios. Desde los ahorros que ya hemos mencionados a nivel de espacio, energía y desplazamientos, hasta el que supone la reducción considerable en el apartado de absentismo laboral.

Además, los nuevos servicios tecnológicos como Bixpe, permiten un control absoluto de la situación de la empresa. A cambio de una pequeñísima inversión en este tipo de infraestructura, el empresario puede optimizar recursos, reducir costes al máximo y aumentar la productividad de su negocio.

Todo ello gracias a un sistema de localización GPS y movilidad empresarial que permite visualizar en tiempo real las posiciones de todos los empleados que trabajan fuera de la oficina y, además, monitorizar sus teléfonos en un mapa de situación, lo que también permite que el empleado llegue al cliente en tiempo récord, al tener localizado cuál es el empleado que se encuentra más cerca de nuestro cliente y que por tanto puede atenderle a la mayor brevedad.

Es indiscutible que el futuro ha llegado y la empresa que no se sube al carro sólo está perdiendo recursos.