Cada vez es más frecuente que las empresas asuman la necesidad de extender sus servicios más allá de las dependencias centrales. La oficina virtual se convierte en una fuente de mayor productividad para las empresas que encuentran en la movilidad de sus trabajadores la posibilidad real de ofrecer un mayor y mejor servicio y aumentar su ratio de productividad. No obstante, el coste de este tipo de implementación frena su adopción en la mayoría de los casos, mientras que el BYOD (Bring Your Own Device=Trae Tu Propio Dispositivo) puede ser una alternativa inteligente a esta situación.

Ventajas e inconvenientes del uso de BYOD para empresas y empleados móviles

¿Qué es BYOD?

Como apuntábamos en nuestra entradilla, BYOD son las siglas en inglés de Bring Your Own Device o, dicho en español, Trae Tu Propio Dispositivo. Con ello, se pide al empleado remoto que aporte a su trabajo sus propios dispositivos móviles.

En un principio fueron laptops y netbooks los reyes de la movilidad empresarial aportados por parte del trabajador. En la actualidad, el smartphone y la tablet son los dispositivos más empleados en BYOD.

¿Qué ventaja obtiene el empleado móvil?

Los empleados que deben trabajar en remoto o fuera de la oficina se ven obligados a manejar toda la información de la empresa y tener acceso a ella y a sus archivos desde prácticamente cualquier lugar. Ese grado de accesibilidad es el que precisamente va a facilitar su trabajo y va a permitir que el empleado sea productivo y ágil a la hora de realizar su tarea y atender a sus clientes.

Cuando el empleado remoto aporta sus propios dispositivos móviles, el acceso a toda la información es mucho más fácil para ellos, ya que conocen y manejan al dedillo sus teléfonos y tabletas y todas las aplicaciones que conllevan.

En este sentido, se ahorran inconvenientes en dos vertientes: por una parte vamos a aligerar en el transporte de aparatos, porque así el empleado no tiene que cargar con su equipo personal y el de la empresa; y, por otro lado, el trabajador no tiene que perder tiempo en aprendizaje del manejo y adaptación al nuevo material y a software y apps.

¿Qué ventaja obtiene el empresario en movilidad?

Una de las mayores barreras con las que se encuentran los negocios a la hora de adoptar medidas de movilidad empresarial es precisamente el coste que puede suponer dotar a la plantilla de dispositivos móviles, para que puedan realizar su trabajo desde cualquier lugar.

La inversión en tablets y smartphones, el software y las aplicaciones necesarias, así como los cursos de formación para el uso de los nuevos dispositivos, echan para atrás a algunos empresarios.

Sin embargo, con la adopción del sistema BYOD, los trabajadores ya aportan los dispositivos y también conocen su funcionamiento y, según estudios recientes, con el ahorro que supone un solo dispositivo móvil, la empresa puede atender a las necesidades de 2,7 tablets de sus trabajadores.

Si, como ya hemos comprobado en otros estudios, los trabajadores móviles son más productivos y eficientes, extienden su jornada laboral y llegan antes al cliente; y, además, la empresa se ahorra la inversión que supone la compra de los dispositivos, las cuentas salen muy favorables: más productividad por menos dinero.

En el próximo artículo analizaremos las medidas que se deben adoptar por ambas partes, empresa y trabajador, para que el uso de BYOD sea todo un éxito, tanto en seguridad y privacidad como en productividad para empleados remotos y empresas móviles.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies