Una de las claves para que la movilidad empresarial funcione es que la comunicación entre sus miembros sea fluida. Hoy en día, en materia de movilidad lo tenemos más fácil que nunca y es que con nuestro smartphone o nuestra tablet podemos, fácilmente, realizar videoconferencias.

Videoconferencias, todo ventajas en la movilidad empresarial

Pese a la utilidad de las videoconferencias, y su facilidad de acceso, hoy en día no sabemos sacarle todo el partido que podríamos. Una videoconferencia precisa de unas reglas que deben cumplirse, porque estamos hablando aquí de pymes y de la comunicación interprofesional por lo que, para que tenga éxito, debemos cumplir una serie de pautas que se enfoquen a mejorar la utilidad y la productividad.

  • Equipo adecuado: Aunque hoy en día estamos más avanzados que nunca en este tema, no es igual cualquier tipo de dispositivo para realizar videoconferencias. Como empresa debemos nutrir a nuestros equipos, al menos a aquellos miembros que van a estar en contacto, con los dispositivos adecuados para no fallar en calidad ni en sonido de vídeo para que no perjudique al resto y que todo valla fluido.
  • Pauta objetivos: Ten de antemano los temas a tratar y lo que se quiere conseguir en la vídeo conferencia. Ten en cuenta que en una videoconferencia los tiempos no pueden ser demasiado largos por lo que no desviarse del tema es primordial.
  • Aíslate: Del ruido y de los elementos que disturben. Aunque suene obvio, las videoconferencias no se hacen en la calle. Al fin y al cabo estamos trabajando, busca un lugar tranquilo para participar en la conferencia. Prevé el horario y busca una sala o un despacho. Una videoconferencia es al fin y al cabo una reunión a distancia, asique preséntate a ella como tal. Siempre existe un lugar tranquilo en el que podemos estar.

Las videoconferencias nos ahorran costes de desplazamiento y mejoran la productividad. Suelen ser laxas en lo que a horarios se refiere, cortas y van directas al grano por lo que es muy importante que empecemos a incorporarlas en nuestra pyme. Sin embargo, también debemos aprender a sacarles todo el partido y que el esfuerzo y la inversión no sean en vano.

Ahora que ya sabéis como utilizar mejor las videoconferencias… ¿Qué clase de errores solíais cometer cuando trabajabais con ellas?